Decoración textil para el hogar

1
37

Un amplia gama de cojines en Eminza


En una silla cerca de un mueble de entrada o en un sofá, basta con poner unos cojines a tu gusto, es suficiente para crear un ambiente acogedor y cocooning en toda temporada. En invierno, para acomodar a tus invitados, opta por un cojín rojo o un color azul petróleo o incluso amarillo mostaza, el cual está de moda y así añadir un toque alegre. Cuando hace buen tiempo, cambia el estilo y deja entrar los matices suaves de primavera con un tono lino natural o un rosa tierno, beige claro o gris verdoso. En pleno verano, el fucsia da un lindo efecto.

Cojín y funda, seleccione dentro de una gran variedad: un cojín cuadrado en puro algodón liso con relleno de poliéster o un cojín terciopelo plateado; o también un modelo rectangular con diseños geométricos y rayas finas. El artículo que se desenfunda es fácil de mantenimiento y se puede meter a la lavadora.
Un gran cojín para suelo viste el interior con elegancia. El cojín para puerta largo, gris antracita o con estampados de flores, fácil de colocar, le protege de las corrientes de aire.

Decoración textil: Funda y manta para vestir el interior

Los objetos decorativos definen el estilo de la habitación. Es la ocasión de crear tu propio mundo con telas con imprimidos cómicos o con un dibujo evocador como un dibujo tropical que crea un ambiente vegetal. Embellece la disposición optando por una funda de silla con armonía. Intemporal y auténtica, el cojín para silla de forma redonda o cuadrada viste simplemente las sillas para agregar más comodidad a la hora de las comidas. El protector de sillón que no se arruga dará una segunda vida a tus asientos.
Para hacer de la casa un espacio de vida agradable, actualiza y añade frescura a tu decoración con mucha facilidad. Ambiente chalé de montaña, marino, étnico, incluso sobriedad escandinava, encontrarás lo que buscas en unos cuantos clics.
Para acentuarlo todo, opta por la manta polar tersa en piel sintética, la cual caerá delicadamente sobre un diván o un cubrecama, o un cobertor con flecos, disponible en colorís variados de gris claro, blanco o topo, pasando por el crudo, el azul turquesa o el verde anís.
Obtendrás un diseño refinado a condición de no olvidar de combinar los cojines con los muebles, como las cortinas y los visillos o la mantelería. Sobre un cabecero con botones, alegra el dormitorio.