"Para proponerle contenidos personalizados según sus preferencias y para optimizar su experiencia de compra, eminza usa cookies. Al seguir navegando en nuestra página, acepta su utilización."

Haz clic aquí para más informaciones.

El Blog de Eminza

¿Cómo elegir un relleno nórdico?

¡Que gusto irse a la cama bajo el edredón en invierno! ¡Por eso hay que elegir un buen relleno nórdico! Aquí te ayudamos a elegir el mejor modelo.

nórdico blanco con papel pintado colorido

¿Cómo elegir el tamaño de su relleno nórdico?

Asegurarse un sueño reparador es esencial. Un dormitorio agradable, un colchón cómodo y ropa de cama de calidad son elementos indispensables. Por lo general, hoy en día se reemplaza el tradicional conjunto de sábana, manta y colcha por el relleno nórdico y la funda nórdica. Sin embargo, resulta complicado elegir el modelo más adecuado. 

Para una comodidad óptima, el tamaño del edredón es muy importante. Un modelo demasiado pequeño no garantizará el calor, mientras que uno demasiado grande recogerá el polvo. Por lo tanto, el relleno nórdico debe adaptarse al tamaño de la cama, según se trate de una cama individual o king size. Ten en cuenta también tu comportamiento ¿sueles dormir solo o con alguien? ¿Tiendes a mover?

Se recomienda elegir un tamaño un poco superior al del colchón, generalmente de unos 20 a 30 cm más en ambos lados. Las caídas largas (hasta el suelo) están de moda, pero puedes optar por una caída más corta. Así por ejemplo, puedes elegir un relleno nórdico de 200 x 200 o 240 x 220 cm para un colchón de 140 x 200 cm.

 
Dimensiones
del colchón
Cama simple estándar
90 x 200 cm
 
Cama doble estándar
140 x 200 cm
 
Queen size
160 x 200 cm
 
King size
180 x 200 cm
 
Dimensiones
del relleno nórdico
140 x 200 cm
caída corta
200 x 200 cm
caída larga
200 x 200 cm
caída corta
240 x 200 cm
caída larga
240 x 220 cm
caída corta
260 x 240 cm
caída larga
260 x 240 cm
caída larga

 

¿Qué tipo de relleno elegir?

El relleno sintético

Las fibras sintéticas están hechas a partir de poliéster o celulosa. Son eficaces y más asequibles, se están mejorando constantemente. Los fabricantes añaden silicona, por ejemplo, para hacerlos resbaladizos. Así, se distribuyen en el sobre para evitar la desagradable sensación de atascamiento y reforzar una buena regulación térmica. Unos proveedores proponen rellenos nórdicos “sensación duvet” qui se parecen mucho a los de pluma.  Estas ventajas hacen que el relleno nórdico de microfibra sea un buen aliado para las largas noches de invierno.

Aseguran una buena retención del calor, también se recomiendan para las personas alérgicas, las bacterias y los ácaros prefieren las fibras naturales. El relleno nórdico sintético es fácil de mantenimiento por lavarse a máquina hasta 60 grados sin alterar el relleno. Lea atentamente las instrucciones en la etiqueta.

El relleno nórdico natural

Puede ser de plumón de oca o de pato, de seda natural, de fibras de bambú natural o de lana. El relleno natural confiere al nórdico un efecto de hinchazón excepcional. Muy ligero, el plumón es el más famoso para mantener el calor. Por ser respirante y antitranspirante ofrece una excelente termorregulación. Los capullos de seda forman un material noble famoso por su suavidad y comodidad térmica. El modelo de pura lana virgen es un producto de alta gama que conserva perfectamente el calor.

Sin embargo, estos modelos naturales requieren un mantenimiento riguroso. Se desaconseja lavarlos por sí mismo, mejor llevarlos a la tintorería. La desventaja sigue siendo el precio: son los más caros. Además, algunos clientes prefieren elegir materiales que no sean de origen animal. La fibra de bambú, ligera y natural, absorbe la humedad y mantiene el calor. Es naturalmente antibacteriano.

relleno nórdico y almohadas blancos

¿Cómo elegir el gramaje del relleno nórdico?

Se trata del peso del relleno, que puede variar de 180 a 500 gr/m². En resumen, cuanto más alto es el gramaje, más caliente es el nórdico. Pero a calor equivalente, un nórdico natural será más ligero que uno sintético. La elección del gramaje es muy personal. A algunas personas les gusta sentir el peso de un nórdico acogedor para envolverse cómodamente. A otros les gusta un modelo ligero pero cálido.

También depende de la temporada. Para un relleno nórdico natural de verano, el peso es de unos 180 g/m² y de 270 g/m² para un relleno nórdico de invierno. Para el mismo rendimiento de aislamiento, los modelos sintéticos son un poco más pesados: de 200 a 250 g/m² para un relleno nórdico de verano y de 300 a 450 g/m² para un relleno nórdico sintético de invierno. Existe modelos 3 en uno, llamados “rellenos 4 estaciones”. Incluyen 2 rellenos unidos por un sistema de agarre: 1 relleno ligero para el verano, 1 relleno más caliente para el entretiempo, que forman conjuntos un relleno perfectamente aislante para el invierno.

rellano 4 estaciones 3 en 1

Elegir su relleno nórdico en función de la temporada o del calor deseado

En general, los rellenos nórdicos se clasifican por índice de calor de 1 a 4; los rellenos nórdicos ligeros, los templados, los cálidos y los muy cálidos. Elige uno que sea ligero y templado si tu dormitorio tiene calefacción a más de 20 grados o si tiendes a calentarte rápido. Por otro lado, si eres una persona friolera incluso en temporada media, o si la habitación no está caliente, opta por un modelo cálido o muy cálido. Es bueno tener un edredón ligero para el verano y uno más grueso para los meses fríos. También hay que tener en cuenta el grosor de la funda nórdica.

El caso del relleno nórdico anti-ácaros

Algunas personas son sensibles a estos pequeños insectos alergénicos. Hoy en día, existe un tratamiento anti-ácaros, aplicado en el relleno o en el sobre; pero también en la almohada y el travesaño. El proceso varía.

Los artículos del momento